Votos y educación

Las matemáticas en política indican que deja más votos la entrega de becas a jóvenes estudiantes y a los que no estudian ni trabajan en comparación con las mujeres que necesitan una estancia infantil.

Solo así se puede entender la estrategia política de entregar dinero o a quitárselo a cada sector poblacional.

Algo así como confrontar a los jóvenes contra mujeres, ver quien es más numeroso.

Ya entrado en gastos me voy a referir a la temática educativa.

De raíz se está castrando el pensamiento de las nuevas generaciones.

Y se está aplicando desde la infancia con la intención de cercenar a las estancias infantiles. Ya no van a ser educados, sino cuidados. No es lo mismo un educadora a una tía o los abuelos.

La educadora forma, educa, crea hábitos; mientras que otro miembro de la familia ahí los va a entretener.

Cuando somos jóvenes nos sentimos el ombligo del mundo. Es la etapa de la experimentación. Se debe o se pueden realizar diversas actividades porque estamos abiertos a la vida.

Al paso del tiempo o corregimos o nos encontramos con que se ha elegido el mejor camino. Nos ha costado “algún esfuerzo”. Pero cuando nada nos cuesta –me refiero a la beca- poco valoro ese apoyo. Porque ni siquiera costo “ese esfuerzo” de una calificación. Simplemente por ser joven me dan dinero.

Esa entrega de dinero, de facto, y más cuando joven, estoy persuadido a regresarle el favor a quien me lo ha dado. Es decir, le voy a dar un voto a la institución que me apoya.

No es un ejercicio de reflexión, sino de compromiso.

En los hechos se está amputando  la oportunidad de la cavilación en las nuevas generaciones. Van a depender, casi en automático, de lo que les diga el nuevo gobierno.

A esta etapa se le conoce como autoritarismo.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *