Universitarios, incluido Guerrero

La directriz del nuevo partido en el poder camina en dos rutas, paralelas.

Ofrece educación para todos en cualquier nivel y además sin algún costo, y, análogamente pretende controlar los contenidos educativos.

El candidato, ahora presidente, dijo que abrirían 100 nuevas instituciones de educación superior, lo cual, habría que reconocerlo es maravilloso.

Por lo menos habrá un licenciado en cada familia con la esperanza de desarrollo profesional y ascenso social y económico.

En Guerrero, el delegado federal, Amílcar Sandoval anunció la creación de 3 universidades en lugares donde no se encuentra una opción educativa de este nivel, dichas instituciones ofertarán carreras que no impulsa la universidad estatal.

Esto hay que aplaudirlo.

Donde surgen las dudas es en la iniciativa al proyecto de reforma al artículo tercero constitucional (12 de diciembre de 2018) donde desaparece la fracción VII y que contiene todo lo relativo a la autonomía de las universidades públicas. Es decir, que se pone en riesgo la universalidad y/o diversidad del pensamiento, así como la libertad de docencia, investigación y extensión de la cultura.

Habría, de aprobarse, un pensamiento único. Ese es el propósito de esa acción legislativa.

Muchos, miles de licenciados o técnicos, incluso investigadores a modo de quien gobierna.

La modificación o reforma de la ley orgánica de la Universidad Autónoma de Guerrero estaría a debate en el Congreso estatal. Hasta el momento, sin la participación de los universitarios.

Resta esperar la reacción de los universitarios, o, la inclinación de la cerviz hacia quien gobierna en el poder legislativo porque dice ser de izquierda. Ideológicamente igual a cientos de profesores de esa institución.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *