Un 9 de marzo de 2020; movimiento feminista

Desde una posición eminentemente política la manifestación/protesta/visibilización de las mujeres el 9 de marzo se puede ver como un ejercicio político contra el actual presidente mexicano.

Este es mi argumento.

El 8 es día internacional de la mujer. Por lógica debió realizarse esa expresión organizativa de este grupo en este día.

Desplazarlo al 9 implica crear un puente. Es decir, una medida contraria a lo que ha planteado el poder ejecutivo federal.

Sin embargo, como poder político no tendría que pronunciarse adversarialmente.

Las mujeres se han empoderado.

Desde el gobierno de Enrique Peña Nieto les dieron poder. O sea, esos priistas.

De esos tricolores les legaron toma de decisiones cuando se aprobó la equidad de género en espacios políticos.

Con el actual gobierno de Morena les dieron todavía más poder al otorgarles 50 por ciento en la administración pública federal, estatal y municipal.

Además siempre nos han dicho que son más de la mitad de la población mundial y/o nacional. También son más en el padrón electoral mexicano.

Las mujeres han sido el sostén psicológico y sentimental del hogar. De ellas, más que de los varones aprendimos valores. El hombre ha sido la columna vertebral económica. O mejor dicho había sido hasta que la mujer se incorpora al proceso productivo y de esto hace ya unas décadas. De ellos engullimos disciplina.

Este 9 de marzo va a ser una probadita de lo que son capaces. Y si se manifiestan en lunes es porque domingo es un día de descanso. Esos días que los políticos evitan para hacerse presente. Y si resulta que es contra el gobierno federal, pues que atienda sus demandas. Una de ellas un alto a la violencia.

Y como primer ensayo van a observarse diferentes posiciones políticas. Diversas maneras de ver el mundo.

Seremos testigos de posiciones radicales hasta las lúcidas.

Es el primer paso. Pero independientemente de este inicio, nuestra cosmovisión como varones va a cambiar. Ya se hicieron presente.

Por ejemplo, ya no estarán “detrás de un gran hombre”; ahora adelante u hombro con hombro, para mejorar. Y esto hay que entenderlo.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *