Laudos, Tixtla

Los laudos no solamente ahogan económicamente a los municipios.

Resulta que el gobierno federal en caso de incumplir el pago de adeudos (CFE, Hacienda o ISR), se cobra las multas o esos débitos con el patrimonio de quien representa al municipio.

Lo anterior lo denunció la presidenta municipal de Tixtla, Ericka Alcaraz.

Dijo que la anterior administración de Nabor Hossein Ojeda no cubrió adeudos ante la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Hacienda con el Impuesto Sobre la Renta (ISR) y las aportaciones que le corresponden ante el Instituto de Seguridad Social de los Servidores Públicos del Estado de Guerrero (ISSSPEG), lo cual ocasionó una multa y después –al no cubrirlos- que el gobierno federal le embargara propiedades personales de la alcaldesa.

Seguir leyendo

Tixtla en política

Uno de los duelos más competidos para este año a nivel municipal lo encuentro en Tixtla. Lugar donde nació Vicente Guerrero, a unos 15 kilómetros de la capital del Estado.

 

Va Ericka Alcaraz Sosa por el PRD y por el PRI Saúl Nava Astudillo; es atractivo, políticamente, porque la fórmula es mujer contra hombre. Ella atractiva y él con experiencia en estas lides.

 

La Tixtla ha vivido la alternancia de manera recurrente. Un trienio el PRI y el siguiente PRD, luego PRI y después PRD.

 

Comienzo con Saúl, porque sería la tercera vez que compite por la alcaldía.

 

Nava define así la política, para que observen su filosofía: la política no es fácil, es pasión, es honestidad, paciencia, respeto, concertación y diálogo.

 

Le han tocado contextos adversos y de allí su erudición. Saúl ha estado, por años, cercano a la gente tixtleca, a través de trabajo de gestoría; y ahora ha convencido a nuevos grupos de priistas, a los jóvenes, principalmente.

 

Una comparación del priismo tixtleco de hace seis y tres años, hoy se ha mostrado unido. Las diferencias son de matiz.

 

El currículum político de Ericka Alcaraz: regidora en este municipio y luego diputada local.

 

Es miembro de la corriente de opinión Movimiento Alternativo Social, cuya cabeza es el ex coordinador del Congreso de Guerrero en la LX legislatura, Bernardo Ortega Jiménez.

 

La fortaleza de Alcaraz es su familia –la cual ya ha estado al frente del Ayuntamiento- y su carisma.

 

La debilidad se localiza en el desgarramiento interno del PRD.

 

En este municipio estamos observando el enfrentamiento político, como ya lo escribí en el terreno género. Además la confrontación de lo visual, contra la habilidad política.

 

Se supone que Alcaraz lleva ventaja ya que el actual presidente municipal, Hossein Nabor Guillén, también representa los colores de su partido.

 

La historia política tixtleca nos relata que va, uno PRD,  y, luego le toca al PRI.

Seguir leyendo