Sobre la prensa Fifí

Con la palabra fifí se identificaba al perro. Diría un defensor del calificativo que no se trata de cualquier perro, sino el de alcurnia, el que poseía “pedigree”. Al comparar nos encontramos que el otro perro es el de la calle, o sea cualquiera.

El adjetivo fifí entonces va dirigido a quienes son dueños de medios de comunicación con demasiada penetración y con mucho, mucho dinero.
Esos pueden ser la prensa escrita antigüa, así como la televisión y la radio, los cuales son manejados por apenas 50 familias. En términos políticos representan un poder ideológico.
El enfrentamiento que algunos observan entre el poder políticos (poder Ejecutivo) con los mass media es sólo con unos; no es contra todos. Por ejemplo, AMLO es aliado de TV Azteca. De El Universal y tal vez de Excélsior.
Por las notas publicadas ya no lo es de Reforma. Milenio desea acercarse pero todavía no se ve acuerdo. La Jornada insiste en romper el hielo.
El gobierno entrante va a defender a José Gutiérrez Vivó y a Carmen Aristegui como línea editorial libre, independiente. Sin embargo, cuando esto suceda y la gente perciba esa protección dejarán de ser autónomos en su información o en sus interpretaciones. No van a patear el pesebre.
La relación prensa poder va a cambiar. Más bien sería, el poder político frente a los medios de comunicación será de otra índole. Muchos dueños entendieron con anticipación el mensaje (una oficina de prensa y reducción del 50 en gastos de publicidad) y decidieron adelgazar sus gastos y con ello despidieron a empleados. Otros aprovecharon la coyuntura.
Si entendemos el mensaje de prensa fifí, quiere decir que habrá rispidez con quienes no acepten las condiciones del poder político. Y que apoyará, como lo ha dicho en su discurso, a aquellos medios nuevos, diferentes y que de alguna manera se han conectado con la gente. Forjará una nueva clase ideológica para enfrentar a los vetustos, a los que no obedezcan.
AMLO es el nuevo poder y si no existe abdicación, simplemente no habrá reconocimiento. Así se ejerce el poder.
En Guerrero tenemos una historia. Un periódico se enfrentó al poder estatal. Se decía de mucha presencia, intrépido en su desinformación. Por poco y desaparece a falta de ingresos precisamente del gobernante en turno. Resistió y continúa. Esa experiencia nos muestra que no es recomendable pelearse.
Ah, perdón. Se me olvidaba la frase final que alude perfectamente al término fifí. Con dinero baila el perro.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *