Sigue polinarrativa de Salgado

Desmenuzo el título. Poli es igual a mucho, varios. O sea, mucha novela. Otra interpretación y es la que deseo representar es sobre la raíz de la palabra política. Es decir, la política en relato.

Y es que parece un cuento este tema de Félix Salgado Macedonio, como aspirante (casi candidato) a gobernador por Morena para Guerrero, relato propio de cómo es la política real.

Se asoma la fuerza de quienes manejan a este partido. Unos la identifican como cúpula. Otros como los decididores. Los cuales van a dejar a Félix como candidato a gobernador.

A días de que sea ungido en el Estado de Guerrero, miembros de la Comisión de Honor y Justicia del partido político Morena -3 de 5- lo han llamado a comparecer porque apareció (¿de dónde?) una carta donde otra (¿otra? Si, sería la cuarta) mujer lo acusa de acoso sexual.

Y ella misma dice, la última, más bien nos informan, que está dispuesta a enfrentarse con el acusado cara a cara. ¡Uf!

De acuerdo a esa Comisión de Honor y Justicia se planteó cinco días para ofrecer una respuesta sobre el caso Félix.

Es decir, empata la sentencia de dicha comisión con el reconocimiento que al parecer se va a dar a conocer a favor de Félix de ser el candidato, ahora sí, oficial.

Qué nervios.

Las interrogantes encasilladas en paréntesis, escritos en párrafos anteriores, se atreven a cuestionar quién entregó la carta de una nueva demandante. La misma mujer atrevida o el grupo que detesta a Félix. De aquí surge otro misterio. ¿Por qué realiza la denuncia ante un partido político y no ante una instancia jurídica? Esto apesta a un boicot interno de morenistas. Pero en política, ni modo, válido.

Ahora bien, el grupo que ha estado abiertamente contra Félix es, presumiblemente, el de Pablo Amílcar. Este tipo de actos, en política, se traducen en presión para una mejor negociación.

Al parecer, ya surtió efecto, pues ahora resulta que Pablo Amílcar ya aceptó lo que le ofrece Félix. Y esto lo escribo porque Pablo le va a levantar la mano a Salgado Macedonio.

Sin embargo, Félix realmente tiene una denuncia por acoso sexual; otra ya prescribió. Pero una de ellas (ah! qué la canción) sigue su trámite legal.

Se supone que la acción de la justicia es autónoma. Pero en un país donde ha regresado el sistema de partido único -aunque no me crean-, con un presidente cuyo perfil se muestra a controlar todo. Se puede deducir que van a proteger al candidato a gobernador para Guerrero por Morena.

Esto último deja de ser ficción.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *