Revive y consume el caso Iguala

Impone la ley de la vida con la siguiente frase: Persistencia ofrece frutos.

En política o es positivo el resultado o se va a un impasse.

Los padres de los 43 estudiantes desaparecidos no han dejado de señalar que ha habido inconsistencias en las diversas investigaciones, hasta el momento realizadas.

Jesús Murillo Karam, luego de sus investigaciones, tituló su trabajo como “la verdad histórica”. Cuya conclusión es que los cuerpos fueron calcinados.

El grupo de investigadores independientes pusieron en entredicho muchas de las aseveraciones del mismo documento elaborado por aquellas autoridades.

Existen inconsistencias.

Una de ellas y que tampoco se han contestado es ¿qué hacían los alumnos normalistas en una ciudad tan lejana? ¿De veras realizaban actividades políticas lícitas?

Estas interrogantes no llevan la intención de reprobar el final trágico de los estudiantes normalistas. Sino simplemente de saber o aclarar qué estaban haciendo unos jóvenes alumnos.

Así como también de exigir el destino de los normalistas.

Se han interrogado a cientos de personas, todas relacionadas con aquel detestable evento.

Las declaraciones se han realizado por autoridades del sexenio pasado como del nuevo.

Y seguimos igual. Se desconoce el paradero de los cuerpos.

Se acaba de detener a un sujeto llamado el Mochomo, de quien se dice autor intelectual de los hechos en septiembre en Iguala.

El mismo ex gobernador, Ángel Aguirre Rivero, festinó la detención porque él, al igual que muchos, están interesados en saber simplemente la verdad.

Aguirre Rivero, en este trágico evento de los normalistas, era el gobernador en funciones. Y por su misma posición política tiene una responsabilidad. El que alabe la captura, por lo menos a quien escribe, lo invita a pensar que asume su compromiso como gobernante, pero desliza la idea que carece de incumbencia directa. Las declaraciones de Mochomo aclararán el involucramiento del ex gobernador y su competencia política.

El objetivo, desde su llegada por segunda ocasión como gobernador, era tirarlo.

Aguirre gana con el partido PRD en enero de 2011. Era priista. En diciembre del mismo año con los normalistas se da una confrontación. Mueren dos estudiantes y Gonzalo Rivas un empleado del periódico Diario de Guerrero. Se repite acontecimiento, casi con los mismos actores en 2014. Si en el anterior evento hubo 2 muertos, ahora son 43 desaparecidos. Cae el gobernador.

Habrá que esperar la versión del Mochomo.

Como tampoco debería pasar mucho tiempo, y lo menciono porque este gobierno sostiene todos los días que se acabó la impunidad y que la información debe ser transparente.

Los padres de esos jóvenes no han cejado. Esperamos resultados en breve. Sino sucede esto rápido entramos, otra vez, a la fase de dilación, y, con ello a la mentira.

De última hora.

Dejaron en libertad al Mochomo por falta de pruebas. Lo reaprehenden por delincuencia organizada, asunto sin relación al caso Ayotzinapa. Se va delatando, por si sola, la argucia.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *