Reforma, periódico

El periódico Reforma surge en 1993, un poquito más del medio año para que culmine en sexenio de Carlos Salinas de Gortari.

La fecha exacta fue el 20 de noviembre de 1993. La votación para elegir al próximo candidato a la presidencia fue 6 de junio de 1994.

Es decir, que de acuerdo a la tradición política mexicana el presidente en turno tenía menos fuerza política. Puede ser que no sea el caso de Salinas, en la pérdida de poder, porque intentó reelegirse con su delfín Luis Donaldo Colosio.

Pero al cercenarlo perdió toda la fuerza política, a tal grado que tuvo que huir, después, del país.

Entonces era escasa su fuerza política y poco podía hacer para alentar a empresarios neoleoneses para inaugurar un periódico.

Es más, los norteños siempre han deseado el poder. Así que eran sus rivales ideológicos. Y económicos.

Es decir, los empresarios del Norte, han tenido y tienen el capital suficiente para echar a andar un rotativo. Escribo otro, ya que contaban con el diario El Norte.

En sus pininos como periódico de circulación nacional Reforma afrontó a los voceadores del país porque se negaron a distribuirlo.

Les recuerdo que estamos a finales del periodo de partido hegemónico y como tal dominaba, todavía, muchos sectores.

Si el presidente en turno hubiera apoyado a Reforma, hubieran sido aceptados por la cadena de voceadores.

Como empresarios pagaron a sus propios distribuidores.

Reforma es un periódico de oposición al PRI y a lo que se considera de izquierda. Si quieren representa los intereses de la derecha y a una parte ideológica del PAN.

En 2018 Reforma hizo alianza con el precandidato a la presidencia Andrés Manuel López Obrador. Como cualquier medio de comunicación publicaba todas las actividades de quien hoy es presidente.

Algo sucedió, en plena campaña, entre los dueños de Reforma y el ya candidato a la presidencia y futuro presidente.

Todas las encuestas perfilaban a AMLO como triunfador.

Reforma cambió su contenido e iniciaron las críticas al desempeño como candidato y luego como presidente lopezobradorista.

Ya pasada la jornada electoral, el nuevo presidente comienza a nombrar a su gabinete y poco a poco se va descubriendo quienes son sus aliados.

Todo indica que AMLO sustituyó a los empresarios regiomontanos por los del grupo Atlacomulco. En específico a los hijos de Hank González.

AMLO dividió a los priistas. Quienes se desmarcaron fue con la justificación de apoyar a un candidato ajeno a su partido.

Estas líneas indican que el presidente no cumple con su palabra empeñada. Y que, como cualquier actor político, se inclina por donde percibe le va a ir mejor. Además, demuestra que no tiene ética política.

De ese carácter oportunista lo conocen varios empresarios, por eso conservan el pleito.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *