Política como deporte

politica-como-deporte

El precandidato apoyado por quien hoy gobierna declaró que el presente proceso electoral es similar a un partido de fut bol.

El personaje aludió, por supuesto, a que el último minuto tiene 60 segundos. Frase con la cual selló don Fernando Marcos (futbolista, director técnico, comentarista y narrador de este deporte) que nada está escrito en el ámbito de la política a pesar de tener un resultado adverso. El resultado final puede cambiar.

Todos los que se encuentran al pendiente de “las percepciones” ya sea personales o de resultados de encuestas entienden que el presente proceso electoral está muy competido y por lo tanto cerrado.

Es decir, que la competencia es pareja. Por un lado la popularidad y por el otro la estructura.

Como en el fut bol, cuando el marcador se observa empatado, la variación descendente podría ubicarse en errores ya del círculo rojo de colaboradores, o peor, del propio candidato.

Evidentemente habrá quien piense que “no existe tal empate”, pues los sondeos indican una enorme ventaja.

Aquí someto a su opinión lo que nos inducían en la campaña presidencial entre Donald Trump frente a Hillary Clinton. O en las elecciones en Venezuela contra Nicolás Maduro. En ambas nos decían que la simpatía estaba con Clinton y que iba a perder Maduro.

Cada ganador aplicó una estrategia que no pudieron registrar las encuestas. Es más, en la gran mayoría de procesos electorales, no solamente en Latinoamérica, sino en Europa y Asia, las casas encuestadoras han sido descalificadas. Vulgarmente se dice no le han atinado.

El otro deporte, dicen estrategas de la política pragmática, es la aplicación del “deporte ciencia”: el ajedrez. El símil es interesante, pero en realidad no existe ninguna relación con la ciencia política.

Mover piezas para atacar y ganar, o, defender para evitar perder es sugestivo, incluso entretenido. Muy encantador; pero la política se cocina en otros lares.

Y como dice el tiempo: dejad que transcurra lo inevitable.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *