Origen del origen, pandemia

No es momento de buscar quién tiró, diseminó o encontró el maléfico y letal virus.

Para eso habrá tiempo. Lo urgente es encontrar una solución. Aunque complicado porque ese virus muta. Cambia.

En la actualidad, en algunos lugares ya recuperados ha vuelto a surgir y con bríos, desgraciadamente.

La circulación del virus ha agraviado a diversas aristas del ser humano.

Social, psicológico, familiar, laboral y económico.

Se han detenido reuniones masivas. Nos hemos encerrado física y mentalmente. El confinamiento ha afectado la relación familiar hasta llegar a la violencia con mayor énfasis. El desempeño laboral se ha modificado desde lo escaso hasta la vestimenta. Solo la burocracia en diferentes sectores, hasta el momento, tiene asegurado su salario. Hasta los inversionistas retiran su dinero al conocer si hay un rebrote en algún país. La economía mundial se estanca o se deteriora.

Quien sea el responsable de este holocausto moderno, será vilipendiado por el mundo entero.

Aquí en México ya se está fabricando quién es el culpable del alto índice de contagio por coronavirus. Y por supuesto no son los que actualmente administran el poder y los recursos del erario.

El nuevo representante ante las Organización de las Naciones Unidas, Juan Ramón de la Fuente, señala como responsable a la Organización Mundial de la Salud. Esgrime no enviaron a tiempo la letalidad del virus ni sus recomendaciones de advertencia.

Evidentemente es falso lo que dice el ex rector de la UNAM, de la Fuente. Un lector atento se enteró a tiempo de los consejos de la OMS.

La directriz no la quisieron reconocer quienes se sienten dueños del país. Hasta la fecha el mismísimo presidente no porta cubre bocas.

El único lazo que hallo en esa valentía del representante mexicano ante la ONU de apuntar a la OMS es el apoyo que tiene del gobierno de Estados Unidos.

Es mas, el lugar que hoy ocupa México ante la ONU y, otro, ante la OMS pueden ser por recomendaciones de Estados Unidos.

La alianza Trump-López Obrador es muy fuerte. El presidente mexicano a cambio le ayuda a Trump con los connacionales en su campaña para ganar la presidencia.

Por su parte, Trump ya le cumplió al presidente mexicano. El contexto de eso reconocimientos es ofrecerle al pueblo mexicano que el gabinete presidencial es altamente preparado y profesional.

Y estas banderas servirían para detener el descenso en popularidad del presidente mexicano.

He aquí un ejemplo de esa caída. Mitofsky en su consulta diaria indica que el presidente se encuentra en 46.6 puntos porcentuales a su favor el 19 de junio de 2020. Hace un mes estaba en 50.  Hace 6 meses tenía 70 hacia su persona.

La pandemia nos revela lo bueno o lo malo de cada quien. Y parece que hasta del gobierno en turno.

Otro origen de esa percepción a la baja de la figura presidencial puede ser su método lenguaraz.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *