Monsiváis en Guerrero

1982. Deambulaba Carlos Monsiváis en las afueras de la estación de autobuses Estrella de Oro.

Hoy frente a la tienda Parisina en el norte de Chilpancingo.

Me acerqué para preguntarle a dónde iba. Estaba solo, diría abandonado.

Preguntó ¿dónde se encuentra el auditorio Juan R. Escudero de la universidad?

A dos cuadras, le contesté.

Vio su reloj y habló en voz alta. Faltan dos horas. Agregó “dónde hay librerías, aquí en Chilpancingo.”

Conozco dos, le dije. Con la de la universidad son tres.

¿Me puedes llevar? inquirió.

Y fuimos a la calle 5 de mayo. Ahí estaba una papelería liberaría. Encontró dos libros.

Vamos a otra, añadió.

Nos dirigimos al centro, sobre avenida Alemán. Otra librería papelería y no compró nada. De aquí nos fuimos a Nicolás Catalán. En una esquina del Edificio Docente. La librería universitaria. Adquirió tres libros.

Ya habían pasado dos horas, aproximadamente. Llegamos al auditorio.

Todo el trayecto lo realizamos a pie.

En su exposición, Monsiváis dijo que la UAG era una secundaria grandotota. Una descripción de lo masiva y de calidad de aquellos años, en una frase.

Meses después fui a la librería Gandhi en la ciudad de México. Estaba parado frente a la glorietita de avenida Universidad y Miguel Angel de Quevedo. Allí iba Monsi, montado en un taxi. Atisbó su mirada y me levantó la mano para saludarme.

Qué memoria. Qué capacidad interpretativa. Un ávido lector. Escritor complejo, pero cuando se le entiende es aguda su sátira.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *