Líder o dirigente

Un dirigente se caracteriza por ser un puesto administrativo. En cambio un líder se distingue por varias particularidades Por ejemplo, puede tener carisma; buen orador, extraordinario lector y experiencia administrativa y/política.

Al dirigente lo colocan en un “lugar”; el líder se construye a si mismo y frente a sus correligionarios. Además este tiene visión de futuro.

El líder no necesita del puesto administrativo siempre dá de qué hablar; por lo general en positivo.

Escribo estas líneas porque en el PRI de Guerrero ha iniciado un debate porque sea el candidato (todavía, hasta que resuelva la autoridad la impugnación) a la gubernatura, Mario Moreno Arcos, para que sea el dirigente estatal de este instituto político.

El tema plantea varias aristas.

Primero, que algunas bases priistas ya aceptan su derrota en las pasadas elecciones.

Segundo, que ya no van a esperar que sea el gobernador quien decida al nuevo presidente estatal priista. Es decir, le están enviando el mensaje de que “su poder” ya feneció. Es una especie de “Astudillo ya está en el ocaso de su gubernatura”.

O, dicho de otra manera, de acuerdo a estas manifestaciones, “ya no tiene futuro político”.

Tercero, parecería que las bases priistas están dando el cambio democrático que requiere este partido. Veremos si después no los aplacan.

Astudillo, si bien ha sido dirigente, también se ha ido construyendo un liderazgo. La experiencia ganada no es poca cosa. Y, como todo político profesional ha sufrido derrotas dolorosas y también glorias envidiables.

Tal vez pierda poder, porque va a dejar de ser gobernador; sin embargo, ha ganado destreza y práctica.

Percibo que Mario Moreno Arcos, en caso de ser nombrado dirigente estatal, sería como una especie de premio de consolación. No gana gubernatura, lo ponemos de presidente del partido. O, por quienes lo postulan, una manera de conservar algo de lo poco que les queda.

¿Cuál fue la respuesta? No sean arrebatados, esto es cuetión de pensar, reflexionar para evitar una división partidaria.

Sin poder o la mitad de lo que tenían y luego enfrentados no serían una oposición inteligente.

No se cuestiona el liderazgo de Mario, sino la unidad de su partido.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *