Lecturas políticas de la marcha de Félix

Los de Morena o más bien el presunto candidato a la gubernatura para Guerrero, Félix Salgado Macedonio, calificó su marcha «por la democracia».

No podía calificarla, por ejemplo, por «la dignidad», pues el sector femenil podría sentirse aludido.

En términos cuantitativos tengo que decirlo, en aras de la objetividad, me impresionó la marcha. Llegaron, tal vez, a 10 mil. No a 15 como dicen, cantidad esta obligada a crecer en boletines.

No puede comentarse que se guardó, en general, la sana distancia en medio de la pandemia.

Al observar la cantidad de gente, pienso en estos momentos, un ideciso votaría por este candidato. Recemos porque no resulten contagiados.

Esa sería mi primera impresión, desde el bosque.

Al acercarme al árbol, vi muchas lonas y pancartas cuestionando la imposición de candidatos a diputados locales y federales.

Y aquí interviene la primera inquietud. ¿Quién inscribió a personajes sin arraigo? ¿La cúpula del partido a nivel nacional? o ¿el candidato a gobernador? O, tal vez una mezcla de partido y candidato.

La marcha fue de apoyo al candidato, pero, grupos morenistas, con esas mantas y pancartas, manifestaron sus pareceres. Es decir, hay confusión o existen, todavía, muchas diferencias entre morenistas.

Lo que me queda claro es que le dijeron al presunto candidato a gobernador sobre imposiciones y sus desacuerdos.

Escribo presunto, porque legalmente está inhabilitado, tanto por el INE como por el IEPC.

Con esta marcha y su cuantitativo, el presunto candidato se siente invencible. Ha de interpretar que él solo puede vencer a sus enemigos del propio morena y a sus adversarios en los otros partidos. No va a negociar. Sus camaradas se lo piden.

Sus adversarios morenistas van a dar la pelea para que el Trife conserve la nulidad. Aquí puede intervenir el presidente de la República, con lo cual seríamos testigos de otro tipo de confrontación del mismísimo jerarca frente a grupos morenistas.

De ensillarse en su toro, sus competidores internos buscarán otras opciones. a) dejar de hacer campaña b) promover la contra campaña c) caminar hacia la oposición. Cualquier opción daña la candidatura del presunto candidato.

Dos estados tienen el conflicto parecido ante el INE. En Michoacán abrieron espacios en aras de la unidad y el conflicto interno se desvaneció. En Guerrero, hasta el momento de escribir estas notas, no.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *