ISR a universitarios guerrerenses

Lo relacionado con la contabilidad me arma un verdadero caos.

Rehuí de las matemáticas en mi vida académica. No sé a quién culpar.

Ahora entiendo que en el mundo de los números todo se reduce a una secuencia. Pero en su momento me bloqueé.

No tuve dilemas con las matemáticas hasta el nivel bachillerato. Tanto que ni me acuerdo a qué se refieren desde el tercer semestre hasta el sexto. Quise cambiarlas por estadística, tampoco tuve suerte. Hasta que se presentó en sexto semestre la opción en lógica.

De esa materia comprendí el accionar de las matemáticas.

Ahora surgen los impuestos, terreno de la contabilidad y mejor me acerco con el profesional de esta área, que me explique. A veces me doy de topes.

Lo que sí entiendo es que “todos” debemos pagar impuestos. Estoy de acuerdo con millones de trabajadores que no debería lesionar el salario o las prestaciones, pero el año pasado el Congreso federal, realizó un debate e hizo modificaciones y fueron aprobadas las nuevas leyes.

En su momento no hubo protestas.

Ahora, Hacienda va a aplicar los descuentos a los universitarios. Si deciden éstos no cubrirlo por las razones que quieran, el gobierno federal podría retener o cobrarse con el subsidio retroactivamente. Se ha dejado de pagar durante cuatro años.

El escenario de 1984, donde no se entregó el subsidio para cubrir salarios, está latente. Si decidieran una respuesta política.

Tuve la oportunidad de observar una tabla de la cantidad a descontar quincenalmente por el ISR. Resulta que quienes ganan hasta 12 mil pesos, les quitarían 630 pesos, aproximadamente.

Y los que perciben más de esa cantidad se incrementa a casi dos mil pesos de impuesto. Quienes reciben un salario entre 19 y 35 mil pagarían tres mil 500.
La contestación se encuentra en los universitarios. La vía política o pagar.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *