Iglesia y gobierno

La iglesia católica absorbe la conciencia nacional.

Ese es su peso político. 8 de cada 10 mexicanos depende de lo que diga el sacerdote. De esos, por lo menos la mitad le otorga demasiada credibilidad.

En el pasado proceso electoral para elegir presidente la iglesia católica le apostó a un nuevo gobierno. El de la esperanza.

A más de 6 meses de gobierno ha comenzado un retiro “espiritual”. Se distancia.

Dos temas en los que no está de acuerdo son: la inseguridad y el mal trato a migrantes.

Junio, mencionan las estadísticas fue el mes más violento en los últimos 20 años. Y la iglesia se inclina humanamente en defensa de los migrantes. Se conocen reportes de que son tratados literalmente como animales.

El otro tema que todavía no se menciona pero que ahondará la enemistad es el de los matrimonios del mismo género.

Este tema, los gobiernos priistas, lo abordan con pinzas. Existen dos posiciones. Los que están de acuerdo con ese tipo de relaciones y quienes cuidan los lazos políticos con el poder ideológico. Gana la posición política.

En cambio, la izquierda, al parecer retoma el asunto y defiende a aquellos grupos a ultranza. Gana la posición ideológica.

La iglesia ha reiterado que el matrimonio es entre un hombre y una mujer.

El otro tema que aflorará, en su momento, es la cuestión de la economía.

El gobierno federal reitera que “estamos bien”. Las calificadoras bursátiles y grupos económicos indican lo contrario.

Cualquier ente político requiere de aliados. En este nivel el gobierno federal se ha aliado del ejército y de la marina; según WikiLeaks estas dos instituciones manifiestan diferencias. De ser cierta esta versión, el gobierno federal, se debilita.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *