Iglesia, poder político

En la historia de la relación política iglesia estado en México se puede dividir en tres momentos.

El estado contra la iglesia. El estado necesita a la iglesia. La iglesia se empodera.

La iglesia católica ostentaba un enorme poder político. Tenía grandes extensiones de tierra y dominaba ideológicamente al pueblo mexicano.

Llegó al poder político un hombre chaparrito, indígena y muy bragado y les quitó las tierras, me refiero a Benito Juárez con las famosas leyes de reforma.

Cuando culminó la revuelta por el poder –me refiero a lo que llamaron Revolución Mexicana- y Plutarco Elías Calles asumió el liderazgo,  separó o quitó poder a la iglesia. Esta peleó, literal, su poder y se inscribió en la historia nacional la guerra cristera.

Elías Calles, con su enorme control político logró aislar a la iglesia católica. La redujo a sus centros de culto. En las escuelas se dejaba de enseñar religión. Entramos a la era laica que quiere decir respeto a los cultos religiosos.

Carlos Salinas de Gortari urgido de alianzas –había sido cuestionado por su triunfo en 1988- le regresa poder a los ministros de culto.

Modificó o reformó el artículo 3º referente a la educación y autorizó la educación religiosa en instituciones privadas siempre y cuando no se afecten los programas oficiales.

El artículo 5º contempló que las órdenes religiosas dejarían de ser perseguidas por lo que ya no se debían de esconder.

Por último, gracias al cambio del artículo 130 , la iglesia adquirió personalidad jurídica y con esto todos los derechos que la carta magna (la constitución) les otorga. Esto se traducía en que los sacerdotes tenían derecho al voto sin embargo no pueden hacer proselitismo hacia un partido o candidato político.

Andrés Manuel López Obrador a diferencia de Salinas no se encuentra cuestionado; al contrario goza de una excelente popularidad. Pero como hace política requiere del apoyo o simpatía de otros grupos de poder como lo es la iglesia. Es en este sentido que otorgará a los ministros de culto poder ideológico ya que les ofrecerá medios de comunicación como estaciones de radio y televisión.

La alianza poder político con poder ideológico religioso solo se entiende como un acto previsible de que el mismo AMLO percibe que va a tomar medidas antipopulares –dada la situación económica que se avecina- y es por eso que requerirá de la solidaridad de los religiosos.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *