Iconografía de la política

Circularon en redes sociales fotografías donde aparecen políticos. No cualesquiera. Sino los meros chidos en el Estado.

El gobernador, Héctor Astudillo Flores, a días de dejar el poder y un día antes de ser invitado por el mismo presidente a su gabinete (sin mencionar sitio, se rumora que va a Portugal como embajador), por ejemplo.

El representante del poder legislativo, Alfredo Sánchez Esquivel. Demasiado cercano a Félix Salgado Macedonio, mandamás en el nuevo poder político.

Los dueños del PRD, Ángel Aguirre Rivero y Alberto Catalán.

Luis Walton, empresario y político de Acapulco, propietario de Movimiento Ciudadano, aunque ya no está en este partido.

El líder del PRI en el Congreso Estado, Héctor Apreza Patrón.

Otro Héctor, de apellidos Vicario Castrejón, representante del grupo Figueroa.

El anfitrión Eduardo López Betancourt. Lugar: una hacienda extensa y bonita en Acapulco.

Los mensajes son varios.

Unidad de la clase política a días del cambio de gobierno. O apoyo a la gobernadora Evelyn Cecia Salgado Pineda. La división entre los principales actores en Guerrero es ficticia. Pretensión de acercarse a los adversarios de Morena. O, de dividir al PRI cuando todavía se encuentra en veremos la Reforma eléctrica, cuando se sabe que el presidente le hace guiños a Astudillo. Demasiados coqueteos de morenistas de Guerrero al PRD, PRI y MC.

Sino no estuvo el PAN guerrerense se debe a que se han convertido en el primer enemigo a nivel nacional.

Se ha mencionado con insistencia que López Betancourt sería el secretario general de gobierno y con esa reunión (como anfitrión) se convierte en la bisagra necesaria de los morenistas frente a sus adversarios políticos. Vamos que es muy conocido y que posee tablas para la negociación, aptitudes necesarias para el puesto ya mencionado. Pero, para algunos ese nombramiento ha recordado un pasado opresor contra líderes de izquierda en el sexenio de Figueroa Figueroa.

Si acepta Astudillo la invitación del presidente, no habrá persecución y habrá entregado una situación de estabilidad política en esta segunda transición política.

Es de esperarse la reacción de los que se dicen verdaderos amloístas en dos posibilidades apoyo o rechazo. Hasta el momento siguen apoyando al presidente; pero cuando algunos morenistas de coyuntura se enteren de esos acercamientos tenebrosos, posiblemente duden de continuar con AMLO. Estos morenistas “puros” consideran que no deben acercarse con priistas o perredistas porque representan la corrupción. No entienden que la política es, también, de alianzas.

O precisamente, han de pensar otros morenistas, que esos “cariños” entre priistas, perredistas con morenistas, los van a desplazar. Por eso se preocupan. No les va a alcanzar los huesos.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *