Huachicolero

Unos piensan que el combate, en este tema de la gasolina, es contra ex funcionarios.

En realidad es frente a otros grupos que adquirieron poder económico. En donde posiblemente exista responsabilidad de ex directores y/o empleados de Pemex.

También es probable que cientos de dueños de gasolineras hayan comprado este producto de manera irregular. Pero este tema debería ser detectable en sus finanzas al realizar una auditoría.

La lucha es político-económico. Y se están enfrentando el gobierno federal contra un grupo que no necesariamente hace política, pero sí negocios.

También es factible que haya políticos metidos en este negocio porque es altamente rentable.

Los dos grupos buscan apoyo social. Están los que simpatizan con el gobierno federal por su ataque al huachicol (robo de gasolina); y los que no desean o una racionalización del producto o un desabasto. En este rubro están miles de comerciantes.

Si no hay gasolina o es escasa, los precios de los productos se elevan. Y esto afecta al consumidor, o sea, al pueblo.

En épocas pasadas se utilizaban a los pueblos para invadir otros territorios. En la actualidad se persuade a esos mismos pueblos con métodos más sofisticados, por ejemplo, penetrar en su conciencia a través de redes sociales.

El grupo que está tratando de evitar que le quiten ese huachicol, me parece, está edificando el escenario de la desesperación de la sociedad al carecer de gasolina. Ya se han dado casos de violencia por un bidón (20 litros) de gasolina.

La pregunta es ¿quién vencerá?

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *