Hablar de sexo

Recién un amigo subió a redes sociales un texto sobre sexo. Lo entendí de tres formas. Uno placer, otro distinguir a los seres humanos por género, y, reproducción.

Soy una parte de la generación de la liberación sexual. La adolescencia década del 70. Las mujeres que decidían ser madres solteras eran cuestionadas por casi toda la sociedad. Emergieron los homosexuales; las lesbianas continuaban en anonimato. Poco o nada se leía del hermafroditismo. Tipos de sexualidad siempre existente en personas, flora y fauna.

Los heterosexuales (varones/hembras) comenzaron a gozar sus cuerpos en aquella década. Como en todo, hubo excesos; a mediados de los 80 se disemina el SIDA. (Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida). Intentaron responsabilizar a homosexuales, pero este grupo era exageradamente higiénico; luego a los negros, por su naturaleza corporal, creo que por envidia los culparon. Aparece al mismo tiempo el SIDA y con mayor difusión uso del condón. Acotaron, afortunadamente, la enfermedad. Una contradicción el éxtasis te podía llevar a la tumba.

El preservativo de plástico (latex delgado) fomentó relaciones sexuales entre los géneros. Todos contra todos, podría decirse.

A los de tercera edad “accidentalmente” les entregaron la pastilla azul a principios de la nueva centuria (2000). Renovaron la sexualidad y experimentaron aquiesencias, muchos por abuso quedaron como el lagarto. Tiesos (sin albur) y sonrientes.

En las encuestas, se pregunta SEXO y había quienes escribían “todos los días”. O “de vez en cuando”. Por supuesto que se entiende a qué se refiere la interrogante. Pero abre la posibilidad de 6 opciones: heterosexual (hombre-mujer), homosexual, lesbiana, bisexual y hermafrodita. No sé por qué la limitan a dos.

Hasta aquí SEXO se mezcla o confunde entre género y placer.

Si retomo el concepto placer, podría escribir que cualquiera habla cómo le fue en la feria. Si experimentó se refiere a salud mental y hasta de comportamiento. Si siente que algo falta, continuará con problemas mentales y de actuación.

En la actualidad las mujeres disfrutan/gozan su cuerpo. Son discretas. Los varones de esa intimidad van aprendiendo, todavía gana presunción. Cuentan lo que no deben y hasta inventan; pero jamás dicen lo que también recibieron. No saben que muchas fingen, para no herir orgullos. Ellas son prudentes porque si llegaran a enterarse “esos machos” desvanecería soberbia y aquella “cosita” que los diferencia podría quedar añico.

Sexo como reproducción parece que es gancho para preservar la especie, un ejercicio ausente de fantasía aunque tenga placer. Sería como  una delicia sin manoseo solo para sentirse macho. Aquí entraría la definición plausible de activo-pasivo. Sexo necesario, finalmente animal y deja de ser encantador.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *