Guerrero, hoy

Hace cuatro años la entidad estaba en convulsión.

Desaparecieron 43 normalistas y cayó el gobernador. Casi todo estaba inestable.

Manifestaciones por doquier; toma de carreteras federales, mítines, incendiaron el edificio del poder legislativo y/u oficinas de partidos políticos.

Esa inestabilidad ahuyentó a empresarios.

Se nombró a un gobernante interino que luego quedó de sustituto (Rogelio Ortega), quien hizo lo que pudo para aminorar la situación.

Ortega culminó el mandato constitucional y convocó a elecciones. Ganó Héctor Astudillo Flores, el segundo sitio lo obtuvo Beatriz Mójica Morga.

Astudillo presentaba, desde entonces, una experiencia política y administrativa. Alcalde, diputado federal, local y senador.

Hoy, a mediados de su sexenio se han logrado avances.

La entidad registra, en el tercer trimestre del año pasado, un crecimiento económico del 1.9%. Porcentaje por arriba de estados como Guanajuato, Chihuahua, Tamaulipas y Coahuila, considerados modelos de desarrollo económico.

Es necesario apuntar que los datos están tomados del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) y que fueron revelados por organización México como vamos.

Esa misma institución informa que Guerrero presenta una disminución de su deuda pública al pasar del 1.9% al 1.2%, cifras que son del periodo 2017 al 2018.

Otro aspecto positivo que se ha logrado, de acuerdo a México como vamos, es bajar la tasa de desempleo con el 1.4%, cuando el índice a nivel nacional es del 3.2%. Esto se debe a que en el estado ha crecido inversión nacional y extranjera y la estabilidad en la entidad ha dado certeza a esos capitales.

Sigue pendiente el tema de la inseguridad, un asunto muy complejo.

Amenazaron al mismísimo AMLO.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *