Félix vs Félix

De que es popular Félix Salgado Macedonio, lo es, creo que nadie en su sano juicio lo puede negar.

Sin embargo, presenta demasiados temas mordaces. Hasta demandas por acoso sexual y violación.

Es actor político. Pero se percibe que no es un político profesional.

Un profesional de la política se forma desde abajo, es decir, desde la repartición de volantes. Félix comenzó como candidato a gobernador y luego diputado federal, presidente municipal y ahora es senador.

Un profesional de la política se prepara. Lee y trata con cientos de personas. Tiene que pasar necesariamente por la burocracia. No ha sido el desempeño de Félix.

Llegó desde la mediana posición para arriba.

Otra ventaja de Félix es su lenguaje. Eso crea identidad con algunos sectores que podrían ser muchos en una entidad sin opciones educativas o de escasa calidad. A eso que le viene perfecto a lo que denominan la cuarta transformación. Cualidad que se caracteriza por ausencia de esa manera de hablar de propuestas.

La popularidad de ninguna manera es sinónimo de mejor. Solo es una persona muy conocida, con arrastre. Y puede ser la característica del momento democrático que vive el país.

Un ejemplo de ese apremio de “famoso” lo estamos observando en el estado vecino de Guerrero, Morelos. Aquí gobierna un ex futbolista y cuando se le escucha no sabe sumar como tampoco leer.

Cuando refiero el tema de político profesional lleva irremediablemente a una formación negociadora. A llegar a acuerdos.

Félix, al igual que otros actores políticos del momento, quieren todo para sí. Cuando en política se aprende a distribuir. Mas vale un mal arreglo que un buen pleito.

Félix se percibe, luego de las declaraciones de Pablo Amílcar y de Luis Walton, días después de ser ungido, que no está dispuesto a ceder. Al parecer, Félix es, en si mismo, su peor enemigo. Dice ser humilde, pero desde la designación de su partido, ya se siente casi Dios.

La división se encuentra entre los actores políticos de Morena.  De los 18 precandidatos, solo una persona se alineó. Los más fuertes no han sido considerados en las negociaciones.

Al parecer Félix apuesta a que sus adversarios le hagan su campaña, a que hablen mal de él, para hacerle precisamente más conocido. Esto será su programa de gobierno, en caso de ganar.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *