Félix, Amílcar o Walton

Recientemente Félix Salgado Macedonio renunció a su posición política de senador.

Lo sustituye Saúl López Sollano, universitario de Guerrero.

El movimiento, hasta donde se alcanza a ver, es para reposicionarse como pretenso a la gubernatura.

Se desprende que Félix acepta la condición de “piso parejo” entre Walton y él.

La senaduría es una ventaja por los recursos y por esa posición política.

Si Amílcar Sandoval Ballesteros, delegado federal, quisiera presentarse “sin ventajas” para la precandidatura a gobernador tendría que renunciar.

Habrá quienes piensen que la candidatura es solo para los morenistas. Que solo deben participar Félix o Pablo. No Walton porque no es de este partido.

Walton tiene otras prendas. Es un político independiente. Ser demasiado cercano al grupo de Miguel Alemán Velasco, quien a su vez es altamente cercano a Andrés Manuel López Obrador (el gran elector). Además, su desempeño como alcalde de Acapulco, donde también Félix tuvo su paso.

Todo indica que las encuestas van a jugar un papel preponderante en la determinación. Y si salen muy parejo, entrará el dedo del señor.

Se deduce que Walton le ha ido ganando terreno a Félix y a Pablo.

Porque Walton tiene los recursos humanos y económicos para moverse a donde quiera. Aparte tiempo, de lo que los otros carecen.

Tanto Félix como Pablo cumplen con asuntos políticos y administrativos.

Félix renuncia al senado para moverse libremente por todo el territorio. A la hora que así él disponga.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *