Existe la cábala en política

¿Existe la suerte en política?

Si, sería la respuesta inmediata y ello obedece a las circunstancias, las cuales las determinan los poderes reales, los verdaderos.

El sociólogo norteamericano C. Wright Mills  en su obra La élite del poder nos describe, con detalle, quienes son los verdaderos grupos de poder.

Uno de ellos, a través de la democracia o un proceso electoral, lo constituye la sociedad. El requisito para que haga valer su influencia o poder es que sea un conglomerado informado. Obligación difícil de llenar, en el caso mexicano, cuando tenemos altos índices de analfabetismo que van del 15 al 45 por ciento.

Un grupo de poder real son los empresarios y en los recientes procesos electorales ha intervenido el financiamiento internacional -puede ser una persona o de un corporativo-.

Cuando aludo a la participación de un gobierno o de empresarios extranjeros en otro país durante un evento electoral, me refiero, por ejemplo, al triunfo de Trump y la intervención de Rusia (asunto que se va aclarando poco a poco). Pueden ser rivales ideológicos -a estas alturas poco creen en esas diferencias-, pero finalmente son empresarios y por lo tanto hacen negocios.

Luiz Inacio Lula Da Silva, ganó las elecciones en Brasil con el apoyo de empresarios nacionales e internacionales. Mismos que lo abandonaron por haber dejado de respetar acuerdos, en estos días vive tras las rejas.

Un candidato a la presidencia de México no logra ni persuadir y mucho menos a convencer a estos grupos de dinero.

A pesar de obtener la simpatía del conglomerado, se avizora un escenario complicado para que llegue a su destino.

Esos grupos económicos no le creen al popular candidato. Recientemente en un foro de empresarios internacionales celebrado en Estados Unidos, donde se presentaron los –hasta ese momento- 4 presidenciables imploró que no tengan incertidumbre “porque en caso de ganar, nos irá bien a todos”. Hizo una declaración, no argumentó con el cómo.

La opinión pública -la que escribe de manera permanente en periódicos de circulación nacional- ha ido desestimando las propuestas populistas del candidato con mayor preferencia, de acuerdo a las encuestas. Esa participación de quienes influyen en la sociedad, con el grado de alfabetismo funcional puede persuadir al consciente colectivo.

Los recursos, ya lo hemos visto, vencen dogmas. Y aquí estaría la participación de los grupos económicos tanto nacionales como extranjeros.

Las circunstancias se van dibujando para quien no convence. Y la suerte podría inclinarse a quien ocupe el segundo, tercer y hasta cuarto lugar.

La inscripción del quinto candidato de nombre Jaime Rodríguez Calderón es con la intención de dividir al grupo económico que ha venido sosteniendo a quien ocupa el primer lugar.

Mejor conocido como “El Bronco” llega a la gubernatura de Nuevo León, con el apoyo de los mismos empresarios.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *