En política ¿quiénes mejor se conocen?

Los amigos, estos son los mejores traidores, en política.

Cuando esos «amigos» disputan un espacio de poder, brotan las infidencias.

No las pronuncia «el candidato», sino el equipo de campaña. En este periodo salen a la luz pública «aquellos secretos que, incluso, compartieron».

En política el mejor enemigo (no adversario) es quien fue tu amigo, frase pronunciada en alguna ocasión por José Francisco Ruiz Massieu, ex gobernador de Guerrero y un analista político.

En política, el personaje inteligente, evita el enfrentamiento directo. Para este fin utiliza, a parte de su equipo de trabajo, o mejor aún instituciones o medios de comunicación.

Se corre el riesgo de un futuro desquite político, cuando el adversario advierte que «alguien» se lanza contra él y descubre su cercanía con el otro candidato o su contrincante.

Se guarda la venganza cuando se está en posición de privilegio. Y aun así la represalía es sutil. Solo los políticos burdos son directos. Hasta para la cobrar la felonía debe ser elegante.

Lo siguiente es mi percepción de la sanción a Félix Salgado Macedonio como candidato a gobernador en Guerrero.

En estos momentos lo han retirado. La encargada de aplicar el precepto legal fue el Instituto Nacional Electoral (INE). Argumento: ausencia de comprobación de gastos en precampaña.

La simpatía social de Morena acepta que le INE está controlado por partidos políticos contrarios.

Cuando realizas política y eres de otro partido, diferente a quien gobierna, lo recomendable es hacer alianzas, por supuesto no tan evidentes. Es decir, que los consejeros electorales aceptaron sugerencias de grupos morenos para desestabilizar al candidato. Esa aceptación conlleva protección, cuidarse las espaldas.

Detuvieron al candidato momentáneamente y su abuso en candidaturas. Ya estaba disponiendo de todo y en su soberbia rechazaba a sus «compañeros». Estaba rompiendo la unidad y ponía en peligro el triunfo. O sino, un posible éxito de otros fuera de su grupo.

Grupos de Morena percibían que el candidato abrazaba todo para él o nada. Así de arriesgado veían el panorama. Le hicieron manita de puerco y lo tienen «agarrado» del cuello. O cede o lo quitan.

La permanencia como candidato a la gubernatura depende de la negociación con grupos morenistas. Estos conocían los pasos del candidato. Sus fortalezas y sus debilidades. Eran y/o son amigos.

Donde sospecho que sigue la «guerra sucia» interna. Cuando indica el resolutivo del INE que no pueden nombrar como candidato sustituto a gobernador a quienes participaron en la negada precampaña. Aquí está la clave.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *