Ejemplo, sí el ejemplo

El presidente Andrés Manuel López Obrador, en campaña, lo dijo muy convencido (así debe ser)
que la honestidad viene de arriba, de quienes están en el poder.
Frase que expía a los pobres y demás sectores de este nivel económico. Quienes,
cuantitativamente, son millones.
Luego, ya en funciones, hizo alarde de que carecía de inmuebles (los heredó a sus hijos) y que
apenas traía 200 pesos en su cartera. Esa fue su declaración patrimonial. Todos, sus seguidores, lo
idolatraron.
Es cierto, puso el ejemplo.
Y lo mismo tendría que realizar sus funcionarios. Pero…
La secretaria de gobierno, Olga Sánchez Cordero, de acuerdo a información publicada en medios
impresos, posee un departamento en Estados Unidos. Valuado en 2 millones de dólares. No lo ha
reportado como suyo.
El mismo caso sucede con Javier Jiménez Espriú, secretario de Comunicaciones y Transportes.
Tampoco da a conocer completo su patrimonio.
Qué esconden?
Y lo peor, son ejemplo de cómo mentir.
Se ha rumorado que Sánchez Cordero, secretaria de gobierno y el mismo poder ejecutivo o sea
Andrés Manuel López Obrador han manifestado sus diferencias.
En este nivel el presidente tiene dos alternativas. O los deja en sus puestos porque es pago a
compromisos o sencillamente los quita.
Si los dejara, entonces, no hay tal cambio de una cuarta transformación. Todo quedaría en
discurso.
Si los renuncia AMLO entonces tendría congruencia y otros sectores sociales estarían de su lado.
Pero, perdería con aquellos grupos que fueron sus aliados durante la campaña, porque quitó a los leales.
Es una situación difícil, compleja.
Quien está repitiendo el ejemplo de honestidad y austeridad de AMLO, es la maestra Elba Esther
Gordillo.
Recientemente puso a la venta dos departamentos ubicados en Estados Unidos, cuyo costo oscila
en los 8 millones de dólares.
Cuando la maestra presente su declaración patrimonial, nos informará que tiene una casa o
departamento de interés social y un automóvil austero.
Esa información nos la restregará en la cara cuando asuma el liderazgo del magisterio.
No creen?

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *