Deshonra política y solución

En Japón no se andan por la ramas. Ejecutan o matan a quienes a sus condenados por cometer violaciones. Se le llama condena capital. En la historia de ese país han evitado la muerte 4 personas porque demostraron su inocencia.

El lector se ha de preguntar qué se castiga con la muerte.  Y esta es la respuesta. Los delitos son: asesinato, espionaje, traición, adulterio (infidelidad) o sodomía (penetración del pene en el ano),  apostosía (abandono a su religión), corrupción política, tráfico de personas.

De acuerdo al país es el tipo de delito y como castigo la muerte.

China, por ejemplo, es el territorio donde se han ejecutado a mil personas, cifra de acuerdo a Amnistía Internacional.

Yemen con 269; muy cerca, Egipto con 264. Muy lejano Zambia con 119 y 117 Indonesia.

Aquí cité a Japón con escasos 3 ejecuciones porque es un lugar con mayor información en México. La muerte por propia mano la conocemos como harakiri y es un honor esta práctica en este país.

En Estados Unidos también se practica el delito con la muerte capital a través de tres métodos: silla eléctrica, gas e inyección letal.

En México está prohibida la muerte capital; se prefiere la condena perpetua.

Regreso a Japón. Aquí la corrupción política si es un delito donde se aplica la pena de muerte. Pero los casos que se han conocido y como símbolo de asepsia familiar el acusado se realiza el harakiri.

El acoso sexual todavía no es considerado como delito. Pero ha ido en ascenso esta práctica y es probable que en algunos países lo retomen para castigarlo con la pena de muerte.

Recientemente en Estados Unidos el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo fue señalado de acoso sexual. La solución inmediata fue la recomendación de renuncia a su cargo. Primero, negó los cargos y ante presión social y política dimitó y va a enfrentar los cargos como ciudadano.

En México, la corrupción política se usa como mecanismo de presión y dilata demasiado el proceso de comprobación del delito.

Se ha dicho que muchos políticos han defraudado al erario en diferentes instituciones; sin embargo, no se ha realizado la comprobación del delito. Se ha quedado en sospecha. Y en el caso de acoso sexual, por ejemplo de un diputado federal, se va a llevar a cabo una investigación por parte de la fiscalía, ya hizo su trabajo el Congreso con quitarle el fuero.

Si marco la diferencia entre la actuación política en Estados Unidos y México; allá hubo señalamientos y con ello dimisión. Aquí se espera a la comprobación del delito y falta saber cuál será la actuación judicial y también el desempeño del político.

La deshonra, aunque sea pública en México, presenta varias ventanas para huir.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *