Damas alrededor de Palacio

TV Azteca anuncia, como cualquier telenovela, la serie las primeras damas.

Se ha informado que contempla las actividades de quienes fueron las esposas y, faltaría más, las amantes de los presidentes en turno.

Es, otra cortina de humo. Ante la falta de vacunas. Van cerca de 6 millones en primera dosis y casi la mitad con dos dosis para 90, aproximadamente.

La serie va a ser historias noveladas, y en este sentido, habrá información cierta aderezada con mucha ficción. Digo, para hacerla más emocionante.

Uno esperaría y no cambiaran nombres de pila o artísticos para cautivar el morbo. Lo escribo porque en varias películas al retomar sucesos reales cambian nombres reales por ficticios, según para proteger a las personas.

En caso de evitar citar nombres verdaderos por parte del guionista, el espectador buscaría información para contextualizar sucesos…sin embargo, esto no pasaría. Habrá incautos que darán por verdadero lo que se le ocurra al escritor. El vidente no lee y tampoco se apoya en otras lecturas. Si encontrara alguna ausencia de relación con la veracidad la expectación se vendría abajo. Por eso aumenta el morbo y en consecuencia cae la cortina.

Se supone que la serie iniciaría con el sexenio de Lázaro Cárdenas del Río, a quien la historia oficial, al igual que a Benito Juárez, lo conserva en un nicho.

Aquí va la anécdota. La profesora de historia, a nivel licenciatura, narró que exactamente frente al condominio donde tiene su departamento en Cuernavaca, viven dos hijos de Cárdenas. «Arturo, nos dijo, es igualito a su papá. Hasta parece que es el mismo ex presidente en persona». En la campaña presidencial de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano en 1988, televisa los entrevistó para desacreditar a su medio hermano. Estas 2 se personas se procrearon fuera del matrimonio.

Me confundo en este momento. Si era Adolfo Ruiz Cortines o Adolfo López Mateos quien sufría de una debilidad por las mujeres. Mi mamá me comentó que el presidente se sometía a infusiones anales para proseguir su actividad sexual. El comentario era generalizado y en aquellos años ya se conocía la frase vox populi.

El poder envilece, atonta y puede llegar a la idiotez. En este nnivel varios presidentes dejaron la silla y también a la esposa. Bueno, no solo ex presidentes, sino la mayoría de quienes ocupan un lugar de poder.

Recuerdo el periodo de José López Portillo y el comportamiento de Carmen Romano, su esposa. Fue el sexenio del abuso, en todos los sentidos. Juan José Bremer, entonces Director de Bellas Artes, publicó, en un folleto de esa institución «cultural» el perfil literario de la esposa del presidente. La alusión era directa sobre un comportamiento procaz. Jolopo lo quitó de inmediato.

Quien al parecer no tuvo esa tentación de «amantes» fue Ernesto Zedillo Ponce de León; pero habría que esperar al guionista.

También es de esperarse, porque el actual gobierno es transparente, se mencione la supuesta relación del actual presidente con la diputada federal Geraldine Ponce. Tanto ha sido el acercamiento de ambos que la señora esposa, Gutiérrez Müeller, tuvo que detenerla con un codazo.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *