Coronavirus, la moda

El primer y gran problema en México. ¿Qué hacer? El gobierno mexicano envía dos señales. Una, desde la presidencia. No caer en psicosis o pánico. Es decir, nada pasa. Funcionarios de primer nivel como salud y educación implementan medidas preventivas, como evitar ir a reuniones masivas.

El país con quien tenemos que realizar una comparación es Italia.

Allá se diseminó el virus. Hasta donde se alcanza a observar la vida social no se interrumpió, se llevaron a cabo reuniones con asistencia de miles de personas en diferentes actividades desde culturales hasta deportivas.

En otros países se decretó la prohibición de asistir a eventos públicos masivos.

En Italia hubo gran cantidad de infectados y hasta muertos. En otros países se ha controlado.

Aquí, en México, estamos bajo dos mensajes. La incertidumbre ¿a cuál hacerle caso?

Deduzco que cancelar el turismo extranjero (por eso no se cierran los aeropuertos y además los está enviando el gobierno norteamericano para acá) deja grandes cantidades de recursos; sin embargo, a riesgo del contagio o de la pandemia.

México es un destino turístico por excelencia.

El gobierno mexicano también se encuentra en una decisión complicada. O deja de recibir recursos o deja entrar la enfermedad. Escribí bien, “deja”, porque es una decisión de quien se encuentra en el poder en estos momentos.

Con el poder de obtener “información” a través de internet en el celular se parte de la idea de que se está mejor informado. Desgraciadamente por ese medio surge demasiada información falsa, la cual confunde a la gente. No tenemos la capacidad de buscar información de calidad.

Y esa información de credibilidad debería provenir del gobierno federal, pues se supone posee todos los elementos económicos y políticos para ofrecerla.

Se anunció la cancelación de reuniones masivas y se va a utilizar, por ejemplo, la internet para el sector educativo.

Y otra vez la contradicción. El fin de semana el poder ejecutivo federal, convocó a manifestaciones de apoyo para ver a la figura presidencial.

Pueden decir que es voluntad de la gente; y pregunto ¿dónde está la preocupación para evitar la posible propagación del virus?

Tampoco aquí existe una posición sobre la pandemia. Incluso, ante esa ambigüedad parto de la idea de que el Coronavirus es tema de moda, sin importancia.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *