¿Cambio?

Ganador y derrotados

Los tres contendientes a la silla presidencial ya reconocieron al triunfador del proceso electoral 2018 en la persona de Andrés Manuel López Obrador.

El primero  fue candidato del partido que se encuentra en el poder, o sea el PRI, con José Antonio Meade Kuribreña, alrededor de las 8 de la noche con 20 minutos.

Una hora después Ricardo Anaya, y, luego, 30 minutos transcurridos, Jaime Rodríguez Calderón.

Ese reconocimiento llevó el mensaje de tranquilidad a los mercados internacionales y el peso recobró hasta 3 pesos frente al dólar -de casi 22 a 19-. Va a vivirse una transición de poderes en paz, sin sobresaltos.

Todo lo contrario, como se dijo, si hubiera perdido el más aventajado.

El reconocimiento de un triunfo por los contendientes es un acto republicano y de madurez política. En una democracia se pierde o se gana, esas son las alternativas.

En donde vivo, Chilpancingo, dos que tres manifestaciones de alegría escuché por una de las avenidas principales. Automovilistas que hicieron sonar su cláxones como símbolo de regocijo. No hubo la exaltación, cuando, comparo el triunfo de Fox en el 2000.

Ahora leo a muchos simpatizantes del ganador que van a llevar a cabo el cambio.

Aquí la pregunta es ¿a cuál cambio se refieren? El de uno como persona o el del país que tanto lo requiere.

El primer cambio es el de responsabilidad con uno mismo. Cuando se comprenda este proceso, entonces emprenderemos el otro.

No es suficiente un sexenio para cambiar; para ello se requieren años, tal vez muchos. Lo comparo, en términos de tiempo, con una instrucción educativa en donde se invierten, por lo menos 15 años. Y aun así hemos visto deficiencias. Entonces el problema es complejo.

A lo mejor es el inicio. A lo mejor…

 

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *