Cabeza…de Turco

El apellido Cabeza se mueve en redes sociales y en medios de comunicación tradicionales. Y se hizo trending topic por necesidad política para desviar la atención en recintos políticos.

El nombre completo al que se destina el presente texto es Francisco Cabeza de Vaca. Palabras difíciles de olvidar y de inmediato se asocia al gobernador de Tamaulipas.

Esta entidad también llama la atención por haber sido una de las de mayor inseguridad. Tanto que hasta se invirtieron las letras para escribir y describir aquella entidad de la siguiente manera: Mataulipas.

El eco del gobernador sui generis lleva a la palabra desafuero por determinación del Congreso Federal, según por haberle encontrado vínculos con organizaciones ilegales. Les identican como crimen organizado.

Sin embargo, ese desafuero (se le puede quitar inmunidad política y ser juzgado como ciudadano), de acuerdo a las leyes e incluso a la determinación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, quien únicamente le puede retirar esa protección es el Congreso Estatal.

Y aquí viene el conflicto político porque quien lo desafora es el partido hegemónico en el poder legislativo federal. Pero el Congreso local lo domina el partido del gobernador.

Este caso de llevarse a comentarios futbolíticos se podría decir que es un empate, con sabor a triunfo del gobernador.

Y da para construir un escándalo y seguir desviando la atención de otro suceso que sí lastimó las figuras del presidente como la jefa de gobierno de la ciudad de México, del secretario de Relaciones Exteriores y hasta del presidente nacional de Morena. Me refiero al derrumbe de la línea 12 del Metro.

Para alargar el desafuero y el morbo se le indica a la Fiscalía General de la República que lo aprehendan; pero no pueden porque lo protege su estatus de gobernador. Se le añade al escándalo una posible fuga del país. Esto ya es dramático, pero necesario para torcer e intentar el olvido el evento Metro.

Se derrumbó una ballena y con ella se trajo consigo la imagen de los siguientes actores de acuerdo a encuestas publicadas en el periódico El Financiero y El Economista.

Sheimbaum descendió 10 puntos; Ebrard 12. El presidente 5.5 puntos porcentuales, respectivamente.

Cabeza de Turco, que es la frase original para este artículo se refiere a que en las Cruzadas los católicos clavaban la cabeza de su enemigo turco en un palo o estaca como si fuera un trofeo. Este acto era todo un momento altamente destacado y los sucesos posteriores malignos eran responsabilidad de ese laurel.

Así que Cabeza de Vaca puede simbolizar o la derrota o incumplir los objetivos de ganar los escaños necesarios para la “gobernabilidad” que requiere Morena en este proceso electoral.

Es decir, tal vez sea que el tiro le salga por la culata al presidente.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *