Bolsonaro; Brasil y México

Ganó Jair Bolsonaro la presidencia de Brasil.

Un ultraderechista y todos lo sabían. Se inclina por una dictadura para detener, según él, los vicios de la corrupción de la izquierda.

Al comparar el suceso con lo vivido en aquel país con México, nos encontramos con la constante de los métodos democráticos: voluntad ciudadana.

México vivió, por décadas, bajo una ideología de centro derecha. Y la gente decidió votar por la izquierda.

En Brasil, en los últimos años, vivió gobiernos de izquierda y ahora regresa con el abrigo de la derecha.

Ambos, dicen los adversarios de cada ideología, estaban impregnados de corrupción.

Bolsonaro ha dicho que va a implementar un programa disciplinario tanto en la política como en la economía.

En México asoman dos características: la consulta y la austeridad.

Cuando comparo, en el contexto de un sistema neoliberal, los inversionistas se refugian o se van con gobiernos que están dispuestos a llegar a acuerdos.

Si no hay dinero, las economías de esos gobiernos, se caen, llegan al caos, como está sucediendo en Venezuela.

Aquí entra el tema del aeropuerto de la ciudad de México. Es un signo de inversión extranjera. Si llegara a cancelarse (Texcoco) el país tendría problemas con estos empresarios. A menos que lleguen otros inversionistas al rescate.

Brasil, desde mi punto de vista, comienza a convertirse en una mejor opción para los dueños del dinero.

Insisto, vivimos un sistema neoliberal y es muy difícil escapar a sus designios.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *