Bety o Toño, quién ganará Chilpancingo

Primero las damas. Beatriz Vélez es candidata a la presidencia municipal de Chilpancingo por el Partido Revolucionario Institucional, mejor conocido por sus siglas PRI.

Antonio Gaspar, mejor conocido como Toño es candidato a este mismo puesto por el Partido de la Revolución Democrática, o sea el PRD.

Hasta este momento desconozco quien va a ser el candidato de Morena, y los más animados y convencidos (que bueno) dicen que quién sea, va a ganar. Piensan, supongo, que la popularidad de AMLO por si misma va a dar el triunfo, lo cual no creo, pero bueno, cada quien.

Gaspar salta a la esfera política cuando fue síndico en la administración municipal de quien hoy es el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores.

Hasta donde se sabe tuvieron diferencias y Gaspar renunció a su puesto administrativo y se fue al PRD, donde se hizo diputado local. Eso quiere decir que es popular.

Bajo esa figura contiende por la presidencia municipal en 2015 y pierde frente Marco Antonio Leyva Mena (quien carga la fama de ser el peor presidente municipal de Chilpancingo).

Hace tres años como ahora en 2018, los grupos mejor organizados han llegado a un acuerdo para apoyar a Beatriz Vélez, quien por cierto, ha sido líder del sindicato local de salud en donde muchos empleados de este sector le reconocen su trabajo de gestoría. Evidentemente, como cualquier representante ha cometido errores, los cuales han sido menores.

El cambio de partido de Antonio Gaspar del PRI al PRD obedeció a indicaciones del entonces gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, quien ya era militante del partido de los colores negro amarillo.

Es decir, que Gaspar está participando en este año para la presidencia municipal de Chilpancingo, sin padrino político. Pues Aguirre, como observo, está con un pie en el PRI. Toño contiende casi sin partido, porque está atravesando otra crisis interna. Son tantas las divisiones perredistas y tan seguidas que solo encuentran un calificativo: intermitente, y esto los ha debilitado.

Por su parte Vélez proviene de un partido que logró la unidad como partido y también el acuerdo de sus grupos reales de poder. Pudo haber una fisura con los Moreno (Mario, actual delegado del ISSSTE y su hermano Ricardo), pero finalmente arreglaron sus diferencias.

Conclusión: el PRI conserva unidad; PRD, evidencia fracturas.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *