Beatriz Vélez frente a Antonio Gaspar; PRI contra PRD

Tres beneficios encuentra la postulación de Antonio Gaspar Beltrán por el PRD para ganar la presidencia municipal de Chilpancingo.

Un desgaste natural de quien ha estado en el poder durante muchos años. Un eventual enfrentamiento de quien ha sido el peor presidente municipal por desear regresar a ese puesto y el apoyo del ex gobernador Ángel Aguirre Rivero.

La priista Beatriz Vèlez ha demostrado eficiencia en su trayectoria política. Ha sido líder en reiteradas ocasiones en el sindicato de Salud y en su último encargo fue diputada federal.

La permanencia como secretaria general despertó envidias y es natural en ese ánimo, odio y rencor. Pero por algo logró convencer a cientos para quedarse como dirigente.

El PRI ha gobernado el municipio de Chilpancingo desde siempre y hay quienes opinan que debería darse la alternancia. Así, como si fuera por generación espontánea.

El ex gobernador Aguirre Rivero es un político hábil y también muy conocido en la región centro del Estado, sin embargo, la mayor parte de sus cercanos colaboradores, desde su caída, lo han abandonado. O están de regreso en el PRI o ya están aplaudiendo a López Obrador.

En cambio el PRI chilpancingueño ha dado muestras de unidad. Se quedó en este partido Mario Moreno Arcos, quien fuera un soporte de Aguirre Rivero cuando peleó la gubernatura en 2011.

El trabajo que ha desempeñado Bety Vélez, que no es reciente en varios puntos de la capital, más la fuerza de los hermanos Moreno y lo que le dé el astudillismo, al parecer son suficientes para que el PRI conserve el ayuntamiento.

Toño tiene carisma, pero carece de fuerza política con el estigma de un partido que se va desgarrando en la disyuntiva de “quedarse o caminar hacia donde creen que van a ganar”.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *