Avance, retroceso, estancamiento legislativo

Nuestra cultura política sigue siendo escasa. Se piensa que quien gana la presidencia o la gubernatura o la presidencia municipal puede hacer lo que quiera.

Nuestro país es un territorio federal (en la ley) y con división de poderes -también constitucionalmente-. Describo los anteriores conceptos. Federal que los estados son soberanos. División de poderes: ejecutivo (presidente), legislativo (cámara de diputados y senadores) y judicial -quien sanciona-.

El federalismo y la división de poderes proviene de la primera constitución en 1824. Pero no se acataba. Cuando el PRI gobernó por espacio de  80 años, aproximadamente, en México sufrió una metamorfosis; partido único, hegemónico, mayoritario y ahora partido político. Se cumplen dos aforismos: algo no dura 100 años y el poder sube y baja.

Transitamos de los abusos a la frivolidad y hasta vivimos la soberbia.  Todo, o, casi todo estaba bajo el mandato presidencial. Llovió la transición y con ello disminución del presidente. Tenía poderes meta constitucionales.

Gana el PAN la presidencia, pero no el poder legislativo. Instancia que se traduce en candado. Inicia la división de poderes. 18 años después triunfa arrolladoramente “la izquierda” y es tanta la diferencia que arrasa en el poder legislativo.  Hubo un retorno a la época de partido hegemónico. Se hacen cambios constitucionales en programas sociales (es lo más trascendente).

No le alcanza el tiempo para transformaciones en instituciones autónomas ligadas al sector judicial electoral como INE y Tribunal.

A los 3 años de controlar el poder “la izquierda” pierde la calidad de hegemónico para convertirse en mayoritario, de acuerdo a los resultados  electorales de 2021.

“La izquierda” está acorralada por sus opositores, quienes, hasta el momento, se mantinen unidos como oposición.

Concluyo. Avance democrático cuando el PRI pierde la presidencia y se estanca el ganador por el freno en el poder legislativo. Hay ventaja cuando atropella “la izquierda”. Sin embargo, en estos momentos (donde atraparon a quien había avasallado) vislumbro que habrá estancamiento legislativo cuando las dos fuerzas políticas más fuertes han generado, cada quien, un bloque.

Ambos grupos van a impedir que se prestigie, ante la sociedad o grupos económicos, con iniciativas de ley o propuestas, incluso hacia una búsqueda de beneficio social. Habrá bloqueo porque hacen política.

Ojalá y me equivoque pero se asoma estancamiento legislativo.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *