Alianzas empresariales y otros aliados o adversarios

Se anunció como reunión privada y se dio a conocer como pública. Me refiero a una comida entre el presidente, Andrés Manuel López Obrador y diversos empresarios.

Excelente anuncio; empero, no pasó nada trascendente.

Ojalá y hubiera acuerdos entre el poder político y algunos personajes del dinero. Porque la situación económica se ve alicaída.

Por ejemplo, presión de empresarios hacia el gobierno mexicano por su apuesta a la reforma eléctrica y a generar energía considerada sucia.

Otro signo de presión económica de los gringos hacia la economía nacional es la paridad peso dólar, el cual se encuentra arriba de los 21 unidades. En este renglón el presidente venía cuidando que no rebasara los 20; pero ya se le salió de control.

La calificadora Moody´s señala que México ha dejado de ser atractivo para inversionistas extranjeros debido a la posición política de su presidente. Con su nacionalización espanta a los dueños del dinero.

Ahora se ha documentado que en uno de sus proyectos emblemáticos como lo es el aeropuerto de Santa Lucía se ha detectado que destinaron recursos a empresas fantasma. Es decir, se están robando el erario. Así que esa imagen de “ya no hay corrupción en el país”, se viene abajo y crea más dudas a diversos empresarios, tanto nacionales como extranjeros.

Otro titubeo que crea indefinición del presidente hacia los mercados internacionales ha sido el retiro de Arturo Herrera para dirigir al Banco de México y proponer a otra funcionaria. Lo que requiere el Banxico son personas con conocimiento técnico y al parecer AMLO se ha inclinado por personajes afines a sus propósitos políticos.

El país no es de los mexicanos, sino de quien hoy ocupa la silla presidencial. El territorio nacional lo maneja un solo hombre. Y esta imagen vislumbra incertidumbre, otra vez, dirigido a hombres de negocios.

Sin embargo, el presidente se reunió con empresarios mexicanos. Los que, se podría leer, representan el círculo rojo. Lo que llama la atención son los nuevos aliados como Olegario Vázque Aldir y Germán Larrea a quienes se le consideraban enemigos del hombre del poder político.

Eso es bueno para el presidente; pero, no se dijo nada de los resultados de la reunión con empresarios, por lo tanto caemos en las especulaciones como pensar que es propaganda. Simple discurso.

Otro personaje que llama la atención de esa reunión empresarial es Carlos Hank González, uno de los dirigentes del grupo Atlacomulco. El grupo más importante dentro del PRI.

Con este encuentro se viene a comprobar que AMLO, en su candidatura a la presidencia, realizó una alianza con estos priistas  para dividirlos. Por eso muchos de ellos se incorporaron a puestos administrativos. Estas alianzas políticas no se quedan solo en acuerdos verbales, sino que se traduce en ayuda económica para la campaña. Ya ganada la elección AMLO se ha comprometido a ayudarlos. En este sentido se encuentra el aeropuerto de Toluca, el tren del Estado de México a la ciudad de México y el teleférico.

Desde la visión morenista estos priistas son la buena onda. Los que lo atacan son adversarios o hasta enemigos.

El alto índice delictivo que vive el país obedece a que el poder político se ha inclinado hacia uno de ellos (llamados del crimen organizado) que se asienta en Sinaloa. Los otros exigen su parcela y esto ha generado enfrentamientos donde la sociedad queda expuesta. Nos encontramos vulnerables ante estos grupos que no respetan la ley.

Y…también expuestos a que deje de valer nuestro dinero mexicano ante una posible devaluación. La inflación (precios de los artículos de primera necesidad varian semana a semana) se encuentra presente entre cualquier consumidor.

Esto está, dirían los jóvenes, del nabo.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *