Aguirre, Ayotzinapa

7 años y no hay resultados de la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural “Isidro Burgos” de Ayotzinapa, Guerrero. 4 de la anterior y 3 de la presente.

El tema es complicado porque gente de poder (mucho) están implicados en la muerte -como primer intento- de alumnos de ese plantel; en el segundo, desaparecen a 43 para lograr su objetivo.

Aquí debería terminar el escrito porque el propósito político lleva a quitar del poder a Ángel Aguirre Rivero de la gubernatura de Guerrero. Lo lograron en segundo intento.

El medio de ambos eventos se encuentran (si plural) estudiantes de Ayotzinapa.

¿Coincidencia? En política hay sorprendidos, no sorpresas.

En 2011 Ángel Aguirre Rivero gana la gubernatura con el partido PRD; meses antes había dejado de pertenecer al PRI. En 1996 le heredaron la gubernatura para 3 años.

El presidente priista que perdió la presidencia en el 2000 fue Ernesto Zedillo Ponce de León; y llegó a la silla presidencial por la segunda división priista moderna. La primera es con la participación de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano en 1988.

En 1994 el presidente saliente, Carlos Salinas de Gortari, al intentar quedarse como poder tras el trono con Luis Donaldo Colosio (lo asesinaron); la suerte favoreció  a Zedillo. Floreció el odio. Salinas hizo huelga de hambre para desprestigiar al nuevo presidente. ¡Cómo un ex presidente, con cierto prestigio, llegó al límite de una huelga de hambre!

La rivalidad política abrazó a gente cercana al salinismo. Uno de ellos fue Rubén Figueroa Alcocer, quien llegó a la gubernatura de Guerrero en 1993. En junio de 1995 sucede la masacre de campesinos en Aguas Blancas. Un año después por esta acción lo releva Aguirre Rivero.

Palabra clave: asesinados en tres eventos. Consecuencia cae el gobernador; siempre y cuando haya ausencia del poder presidencial.

En 2011, Enrique Peña Nieto, candidato a la presidencia y luego ganador favoreció a Aguirre Rivero con escasos meses de haber ganado la gubernatura. En aquel diciembre de este año, y un 12 de diciembre (día para otro festejo) los normalistas estuvieron bajo fuego cruzado de policías estatales y federales. Fallecieron 2 estudiantes y otras dos personas.

En noviembre de 2014 se conoce el conflicto de interés del mismisimo presidente Enrique Peña Nieto con la compra de una casa valuada en 7 millones de dólares. Este conflicto volvía a dividir a los priistas, asunto que ya venía en curso. Es decir, el mandatario ya estaba frágil.

Dos meses antes, del tema Casa Blanca, o sea el 26 de septiembre acontece la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa.

El preámbulo para quitar del poder a Aguirre Rivero es agosto. En los primeros días de este mes el PRD Guerrero celebra elecciones internas. Gana, contra todo pronóstico, la corriente de Aguirre Rivero. Al conocerse los resultados el mismo gobernador anuncia que su hijo sería candidato a presidente municipal para Acapulco. Aguirre tenía el control de la entidad: la gubernatura, el partido (en este tiempo hegemónico) y el puerto. La clase política se incoformó

Un presidente políticamente delicado y un gobernador inconsistente era el escenario propicio para que cambiara al principal actor político.

Usaron o utilizaron a los estudiantes de Ayotzinapa. En dos eventos para quitar a Aguirre Rivero. Finalmente lo lograron. Pero, en los últimos días, la gobernadora electa Evelyn Salgado, se reunió con el ex gobernador Aguirre Rivero.

Revive una máxima de la política. Nadie está muerto en este ambiente, hasta que realmente se está dos metros bajo tierra.

También podría interesarle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *